Contacto | Sobre Nosotros
ANHA

La masacre armenia sigue dejando dolores profundos.

Video

KINDA MORAD

QAMIŞLO- Serkis, una de las familias que sobrevivió a la masacre cometida por los otomanos contra los armenios que se dirigían hacia Rojava, la familia narró sus dolores e insoportables.

El estado otomano cometió una gran matanza contra los armenios a principios del siglo XX, y según la información, más de un millón y quinientos armenios fueron asesinados en la masacre.

Los armenios que sobrevivieron al control del Estado otomano emigraron y se desplazaron, y muchos de ellos se dirigieron hacia Rojava y Siria. Y entre las familias sobrevivientes, está la familia Serkis.

Esta familia emigró de la ciudad de Ella en el Kurdistán del Norte en 1923, y se dirigió hacia Rojava y se estableció en la ciudad de Qamişlo.

El ciudadano armenio Zorhab Serkis, que vive en la ciudad de Qamişlo, y trabaja en costura, habló sobre la masacre. Zorhab Serkis nació en 1942, y de acuerdo con la información que obtuvo de sus predecesores, dijo, “mis tíos fueron asesinados en la masacre armenia”. Zorhab señaló que las masacres no se limitan al pasado como el estado turco todavía están atacando los componentes del área, y los ataques contra los armenios no han terminado, y mientras haya un armenio, el estado turco se esforzará en eliminarlos.

Serkis mencionó las amenazas del estado turco contra los armenios, y dijo que “el estado turco nos dijo que si solo un armenio se quedaba, estaría expuesto a la eliminación y masacres”.

La familia de Zorhab que se dirigía a la ciudad de Qamişlo pasó por circunstancias económicas difíciles, y Zorhab se vio obligado a trabajar desde que era un niño para ayudar a su familia a soportar la carga de la vida, lo que lo privó de aprender.

Zorhab comenzó a aprender a coser desde que tenía 16 años. Luego, abrió un taller de costura en el mercado de la ciudad de Qamişlo.

Acerca de la gente de Rojava, Zorhab dijo, “mi familia sobrevivió a la masacre, la gente de Rojava nos abrazó y compartió la barra de pan con nosotros. Todos los componentes viven aquí juntos una vida cooperativa”.

ANHA