Contacto | Sobre Nosotros
ANHA

Levantamiento del Kurdistán Oriental en su tercer día.

NEWS DESK- El pueblo de las ciudades del Kurdistán Oriental continúan manifestándose porque el régimen iraní mató a ciudadanos kurdos.

Las fuerzas del régimen iraní mataron el 4 de septiembre a dos ciudadanos kurdos cuyos nombres son Qader Bahramy, de 41 años, y Haydar Farajy de 21 años en Binê (Baneh), en la gobernación de Sinê, en Rojhilat, Kurdistán. Además, cuando las manifestaciones entraron en su tercer día, el régimen iraní declaró el estado de emergencia.

En la ciudad de Binê, las fuerzas del régimen iraní impusieron un estado de emergencia e intensificaron sus fuerzas patrullando en las calles de Binê.

Según el reportero de la agencia Furat en Binê, un gran número de fuerzas de seguridad se reunieron en los alrededores del edificio Qaim Maqam en Binê, donde el pueblo se está manifestando, las tiendas también fueron cerradas y los transportes dejaron de funcionar.

Mientras que en la ciudad de Mariwan, las fuerzas han intensificado a sus miembros desde el primer día de manifestaciones y enviaron miembros de la inteligencia a la ciudad. Mientras tanto, las tiendas se cerraron en medio de una intensa expansión de las fuerzas iraníes en los alrededores del edificio Qaim Maqam.

En el centro de la gobernación de Mariwan, las autoridades iraníes cortaron las redes para evitar que las noticias de la manifestación se escaparan a los medios de comunicación.

El reportero de la agencia Furat dijo que muchas fuerzas del régimen están vagando en vehículos negros usando ropa civil.

Según la información, un gran número de policías y seguridad se extendió en el distrito de Divandar entre la gobernación de Sinê y la ciudad de Saqqez.

El gobernador de Sinê Abdul Muhammad Zahedy declaró en un comunicado que las situaciones en la ciudad de Binê son estables asegurando que los asesinos de los dos ciudadanos Qader Bahramy y Haydar Farajy fueron arrestados y están bajo investigación.

Las unidades del Kurdistán Oriental YRK llevaron a cabo el martes una operación militar contra las fuerzas del ejército iraní en la aldea de al-Sawany, en el distrito de Binê, y la operación resultó en la muerte de dos miembros e hiriendo a otros dos miembros.